Perfumes

Perfumes

A pesar de la fuerte dominación que los humanos ejercemos sobre el ambiente que nos rodea, no cabe duda de que toda fortaleza se fragiliza cuando nos enfrentamos a momentos inesperados que logran destrabar ocultas sensaciones que han permanecido dormidas en nuestro interior y que se disparan súbitamente ante cualquier hecho fortuito, generando temores, alegrías, ternuras, ansiedades, deseos, o muchas otras que pueden alterarnos.

La música, como es sabido, es capaz de calmar y tranquilizar el espíritu más belicoso. Algo semejante nos ocurre ante la belleza impactante de un atardecer de cielos enrojecidos, o el ser testigos de la hermosura que se refleja en el rostro de un abuelo ante la presencia de un niño. Son escasos en nuestras vidas, pero hay segundos en los que nuestro corazón da un vuelco ante estas situaciones que nos transportan y nos llevan a imaginar mundos diferentes, vidas mejores.



Pero hay un factor que genera las mejores sensaciones y quizás minutos de liberación espiritual junto a un bienestar asociado a la belleza. En su eterna búsqueda de la perfección, empezada con la práctica de la alquimia, el hombre ha ido infatigablemente tras el modo de poder conseguir el elíxir de la eterna juventud y de encontrar la fórmula para la preservación de la salud y la hermosura, no lo ha alcanzado plenamente, pero ha logrado la maestría en un terreno muy especial, el factor perfumes, que, con sus aceites esenciales y sus feromonas, lleva al hombre de la nariz.

Durante siglos, y con distintos objetivos, ha habido personas que han entregado su vida a la creación de mixturas de diversos elementos característicos muy especiales, de los cuales han extraído su espíritu, su esencia. La mezcla de gotas muy trabajadas de flores, de maderas, de frutos y otras sustancias aromáticas maceradas por tiempos y condiciones secretas, a temperaturas adecuadas, en contenedores de vidrio, cerámica o tinajas especiales, ha alcanzado la perfección y hoy el mundo tiene a su alcance una variedad riquísima de fragancias excitantes que, como decíamos al principio, gatillan sensaciones que nos transportan a un estado de enamoramiento y de placeres infinitos. La magia de un buen perfume nos eleva y nos lleva a lugares encantados. En buena hora, bienvenidas sean las nuevas fragancias.


Pedro Arancibia Celis


16 comentarios


  • RIcardo

    Hola , como puedo obtener catálogo y muestras ?
    Gracias


  • Cristina Reyes

    Quiero el catálogo de perfume


  • Humberto Escurra

    Me puedes mandar un catalogo de tus perfumes femeninos


  • Pablo

    Veo el programa de Feña Villegas, como puedo adquirir uno de hombre y mujer


  • Alejandra Norambuena

    Veo el programa de villegas y me intereso su perfume, me encantan los perfumes cítricos, como debo hacer para comprarlo.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados